junio 13, 2009

Colilargo

Cuando eres chico y tienes tu primer diente suelto es todo un suceso, es algo que le muestras a todo el mundo, lo mueves a cada rato con el dedo o con la lengua. Visita que llega a la casa, visita que tiene que bancarse un show con el diente suelto "mira tía, si soplo se mueve, suena como si silvara". Es todo felicidad, le llegas a tomar cariño al diente bailarín...pero cuando se cae, uuufff! es toda una tragedia, sientes como si te rompieras como uno de tus juguetes, cuesta entender lo que pasa, es por eso que aparece la genialidad de los padres reflejada en una historia bastante freak "tu diente se cayó para ayudar al ratoncito de los dientes, mira, ahora envuélvelo en un algodoncito y ponlo debajo de tu almohada, el ratoncito en la noche lo vendrá a buscar y mañana en la mañana habrá una sorpresa en su lugar".
Debo reconocer que las primeras veces fue algo sorprendente despertar por la mañana, levantar la almohada y encontrar mil pesos en lugar del algodón con el diente ensangrentado; luego empecé a dudar y recuerdo muy bien haber preguntado por qué un roedor colilargo venía a buscar mis dientes. Nunca hubo respuesta a mi interrogante, sólo hubo una gran decepción como muchas otras, donde la infantil fantasía de un animal extraño coleccionista de huesos se hacía mil pedazos (después comencé a cuestionarme qué tan verídico era todo lo que me decían mis padres, si ya me habían inventado una historia sobre un viejo que daba regalos y un conejo que ponía huevos de chocolate... ¡quizás qué más era un invento de ellos!).
Lo que me hizo recordar todo esto fue una película argentina, "El Ratón Pérez", que trara sobre todo este cuento y los ratones mafiosos que se dedicaban al negocio de las joyas y converían los dientes en perlas.
Esta película hizo darme cuenta que esta mentira es un asunto regional, toooooodos los niños de Latinoamérica somos engañados de la misma forma, pero esto va más allá...el ratoncito tiene un símil internacional, la historia se repite en Estados Unidos, Canadá, algunos países de Europa y algo de México creo...la única diferencia es que estos países son más sutiles para esto, tienen UN HADA, un ser mágico, lindo, de cuentos, que vuela y puede hacer magia; ¡¡¡No un ratón mísero, sucio y transmisor de enfermedades que quiere los dientes para transformarlos en perlas y así controlar el mercado de la joyería!!!
Triste comparación no?
PD: descubrí de donde viene la historia del conejo de pascua.
¿Por qué un conejo pondría huevos de chocolate? se preguntará mucha gente...yo también lo hacía. Pero alguna vez, usted señora o señor, ¿ha visto la caca de un conejo? son bolitas de color café...eso me hizo pensar que algún pelotudo hace mucho, mucho tiempo, se comió una de esas bolitas por equivocación y para que sus amigotes no se burlaran, él dijo "noooooo...es que este conejo era mágico y para celebrar a dios, el weón caga chocolate".
Paf! misterio del conejo de pascua resuelto.

2 comentarios:

Macanuda dijo...

Oye colilargo o culisuelto ... amargado! alguien te dio luca por un cochino diente y tu te quejas!
Lo que es a mi,deberían darme sus 20 por la muela del juicio que me tiene histérica.
Los papás de todo el mundo se pasan el dato de como poder trabajar, mantener a 3 cabros chicos insoportables, tener vida de pareja y no morir en el intento.. y lo único que encontraron fue mentirnos ... que dura infancia la nuestra (:

Contacto dijo...

Hola, Candia. Están chistosos algunos de los textos que tienes acá. Saludos.